miércoles, 29 de junio de 2016

No dejes el portón: una propuesta para traducir el origen del nombre de Hodor

Esta es la primera entrada del blog que no tienen relación directa con las muñecas. Había pensado en crear otro blog para esto, pero no sé si va a tener continuidad, por lo que he decidido publicar esta entrada aquí (quienes me seguís podéis considerarla como un paréntesis dentro del blog e ignorarla hasta la próxima sobre muñecas, a menos que os interese el tema). Como sabéis, soy aficionada a desentrañar el significado de los nombres, y tengo algunas entradas en este sentido sobre nombres de muñecas; también me encantan los juegos de palabras y esa clase de cosas... 

Pues bien, lleva un tiempo viva la polémica en torno a la traducción que se ha hecho al español del origen del nombre de Hodor, (aviso de posibles SPOILERS a partir de aquí, por si acaso) un personaje de la famosa serie Juego de Tronos. Sí, esto no tiene nada pero nada que ver con las muñecas, pero estas cosas me pirran y me pareció un reto interesante, y me puse a pensar en ello ¿de verdad no hay ninguna opción aceptable para traducir la frase "Hold the door" de la que deriva el mote por el que es conocido este personaje, Hodor? En realidad su mote es una contracción de dicha frase: Hold the door > Hold door > Hodor. Esa frase significa "Aguanta, sostén la puerta" y hace referencia a una escena en la que se ve involucrado dicho personaje. Va repitiendo dicha frase hasta que se deforma. Como no quiero hacer muchos spoilers de dicho capítulo de la serie, no diré más, sólo que es preciso que evite que la puerta se abra SPOILER para dar tiempo a que otros personajes huyan de sus enemigos que quieren traspasarla FIN SPOILER. 

En la versión para España, esto se tradujo como "Aguanta el portón, Hodor" ya que no se consiguió ninguna contracción satisfactoria, así que simplemente se introdujo el mote como si otro personaje se lo dijera directamente. Esta solución no gustó a los fans, pero sucede que la versión en español "latino" tampoco gustó mucho porque la contracción o más bien la deformación de la frase se sintió muy forzada ("déjalo cerrado" > dejalorrado > calorrado > coador > codor > hodor). 

Yo me puse a pensar, y es que en español el nombre se pronuncia como "odor". Era necesario encontrar una frase que significase algo aproximado a "aguanta el portón" o "sujeta la puerta" aunque la traducción fuera un poco libre, y que contuviese esos sonidos para dar lugar al nombre del personaje en su pronunciación española. La frase no puede ser muy larga tampoco, para que funcione como la original. 

Bien, mi propuesta es "No dejes el portón" que se contrae de esta manera:

No dejes el portón > No del portón > No del por´on > No de por > No de or > No dor > Odor (Hodor)

Voy a explicarla. Siguiendo la lógica de la contracción original, "Hold the door", me planteé un esquema con una palabra que contuviese el sonido "o", una segunda con el sonido "d" y otra con el sonido "or". Pienso que otras propuestas deberían seguir un esquema parecido para tener éxito, ya que encontrar palabras en español que simplifiquen la tarea es difícil, así como sinónimos exactos de "aguanta la puerta" que lleven "dor" u "or" en su interior (el sonido "or" es particularmente difícil de encontrar en una palabra útil). La palabra "portón" lo contiene, tal y como ya se eligió en la versión para España (aunque luego no se aprovechó), y además suena más similar a "door" que puerta. Esta construcción además cumple el requisito de ser breve y "encajable" en los labios del actor, y suena bastante natural. 

Creo que "no dejes el portón" es una buena traducción ya que tiene un sentido similar dada la situación al "aguanta el portón". El personaje que le ordena esto a Hodor puede decirle primero algo como "aguanta, no dejes que pasen, no dejes el portón (no dejes de sujetarlo)". Es decir, en lugar de repetir la misma frase todo el tiempo, la orden iría variando (simplemente se la puede alternar con "no dejes de sujetar") hasta el "no dejes el portón" que ahora sí, repetiría este personaje mientras se aleja. Así se la contextualiza mejor (y tampoco se pervierte la escena original). Cuando Hodor (es una larga historia) empieza a repetirla, el "No dejes el portón" se convierte fácilmente en "No del portón" (primero como un "no dee´es el portón" y luego ya contraído). Por eso necesitamos la palabra "dejes", para tener la "d" que se fusione con el artículo "el". Además, tiene el doble sonido "e" que permite su contracción. La expresión "No del portón" en ese contexto puede interpretarse igualmente como un "no te apartes del portón" o un "no pasarán del portón" pero con el verbo elidido por la tensión que está sufriendo el personaje. Suena bastante dramática, ya muestra cómo afecta la escena a la mente de Hodor a nivel verbal, y es aún más similar en extensión al original en inglés (ya sólo se compone de tres palabras). Hodor sigue repitiéndose esto a sí mismo, y las palabras se desfiguran más mientras las repite con voz entrecortada (esto ya depende de una convincente actuación de voz):
 "no del por ´on (cuidado que no suene a "no del porrón" XD), no del po´or..., no de por..., no de... or, no dor, ¡odor! (Hodor, en su pronunciación española). La ventaja de incluir la palabra "no" para reducirla a la "o" es que tiene bastante fuerza dramática y significado por sí misma hasta ese momento, focalizando todo el interés mientras el resto de la frase se va degradando. Creo que la expresión "No dejes el portón" puede ser adecuada también porque aunque no adapta el significado original, sí implica lo mismo: que Hodor no deje su puesto, no se aparte o huya (en la versión "latina" emplean el mismo verbo, aunque no aprovecharon su sonoridad). También hace referencia al propio estado mental en el que se queda este personaje (de nuevo, es una larga historia): ya nunca más abandonará ese portón. Por otra parte la lógica de esta traducción es la de seguir el proceso de pérdida de facultades mentales, a medida que las palabras se van reduciendo y deformando. Si la cosa hubiera seguido, Hodor podría haberse llamado "odo", "od" o sólo "o" siguiendo esta lógica propuesta.

Siempre va a sonar un poco forzado, lo sé, pero creo que es una opción de traducción aceptable que respeta más el espíritu de la original. Tanto para la versión de la serie de televisión como la versión escrita en la novela que aún no ha aparecido (tengo curiosidad por ver cómo lo solucionan en este caso), creo que podría funcionar, a falta de algo mejor y comparada con las opciones que ya se tomaron. En la versión escrita, el personaje podría estar diciendo al final: "no... dor... oh... dor... hodor..."; que su nombre lleve una "hache" delante que no suena en español puede verse como una adición a su mote para escribirlo y que quede bonito en lugar de llamarle simplemente "odor" que visualmente es más feo. Además siguiendo la lógica de esta traducción, la "h" parece estar señalando el hueco dejado por otra letra.

Bueno, esta es mi propuesta. Más que buscar un juego de palabras, he preferido centrarme en la fonética, en la tensión dramática (con la palabra "no" que incide en la angustia del personaje) y en la pérdida del habla progresiva para justificar la traducción. 

Y ahora, seguiré escribiendo sobre muñecas :)

martes, 21 de junio de 2016

La diferencia entre muñecas y figuras de acción

En anteriores artículos he mencionado mi intención de hablar sobre aquello que caracteriza a una muñeca (doll) y lo que la distingue de lo que hoy se entiende por figura de acción (action figure). En el siguiente artículo, por tanto, trataré de dar una definición de ambos conceptos y analizar si la noción de "figura de acción" tiene sentido.

Siendo tanto las muñecas como las figuras de acción representaciones de seres humanos para jugar con ellas, fabricadas en goma y plástico, y dejando fuera de este análisis por tanto a los peluches y a las muñecas de tela u otros materiales (y a las figuras o muñecos de animales), a priori lo que distingue a una muñeca de una figura de acción es la posibilidad de ser vestida con ropa de tela, pudiendo ser desvestida hasta dejarla "desnuda", mientras que la figura de acción tiene el cuerpo pintado y moldeado figurando su vestuario, que no se le puede quitar pues está representado sobre la figura.

Y ya está. Esta sería la diferencia fundamental y básicamente la única que distingue a ambos tipos de juguetes. Se le puede añadir también el concepto de pelo: las muñecas tenderán a traer pelo peinable frente a la figura de acción que también lo traerá pintado. 

Durante la investigación para este artículo, sin embargo, me encontré con opiniones que distinguían a muñecas y figuras de acción en función del tipo de juego: las muñecas serían para cuidarlas, peinarlas y vestirlas, o simplemente admirarlas, como si sólo se pudiera jugar a cosas "estáticas y pasivas" con ellas, mientras que las figuras de acción, como su nombre indica, estarían orientadas a juegos de lucha, acción, aventuras y demás juegos "dinámicos y activos". Este criterio sin embargo no es fiable sencillamente porque los tipos de juego que un niño o una niña puede desarrollar con una "representación de la figura humana" son infinitos y ambos tipos de juguetes, en particular las muñecas, no están limitados por su diseño en absoluto para desarrollar cualquier clase de juego. Por tanto la clasificación de lo que es una muñeca y una figura de acción en base a este criterio terminaría quedando en manos de los fabricantes que denominen así a sus productos para venderlos en base a una distinción... eminentemente sexista: muñecas son para niñas, figuras de acción para niños. Como demostraré en un momento hay muchísimas figuras de acción para niñas, pero antes decir que el término "figura de acción" en realidad es un eufemismo.

El concepto "figura de acción" se origina en Estados Unidos a raíz de la aparición del muñeco G.I. Joe. En origen, estos muñecos, que representaban soldados, estaban completamente articulados y se podían vestir y desvestir (se les podía quitar el uniforme, vamos). Eran la alternativa "masculina" a la Barbie, pero como querían evitar a toda costa la "terrible" palabra "doll" (muñeca) por considerarla demasiado "femenina" y que ahuyentaría a los niños varones, se inventaron el nombre de "figura de acción". Con el tiempo acabarían convertidos en muñecos mucho más pequeños, con su atuendo moldeado en el propio cuerpo y pintados en lugar de vestidos, quedando asociado el término a este tipo de juguete, pues así sí que se les podía considerar "figuras" (una figura va pintada y no se la viste, porque ya "está vestida" de forma permanente, y de ahí surge mi definición).


Los primeros G.I. Joe. Y también las primeras "figuras de acción", término inventado para evitar el de muñeco o muñeca. Sin embargo las primeras "figuras de acción" eran eso, muñecos (dolls). Imagen tomada de la Wikipedia inglesa.

Durante esa misma época, en España, harían su aparición muñecos similares, como el Geyperman, y el modelo de escala más pequeña, el Madelman. Vestibles y desvestibles, por supuesto. Hoy día sigue habiendo muchos coleccionistas varones que disfrutaron en su niñez de estos juguetes y los echan de menos, y no, no se les derritió el cerebro por jugar con ellos, al contrario, pudieron desarrollar su imaginación con un juguete versátil.

Estos muñecos para "público masculino" eran eso, muñecos, no figuras de acción según mi definición. "Dolls" en todo el sentido de la palabra, vaya (como curiosidad, decir que este término en inglés procede al parecer de la palabra griega eidolon, "figura" o "simulacro", y que dio origen a la palabra "ídolo" en español). Lo mismo puede decirse del Action Man, la variante inglesa del G.I. Joe que en España fue conocido sobre todo por su versión de los noventa, y al que se puede considerar el último intento de "muñeco para chicos" que estuvo en el mercado español... En la actualidad este tipo de muñecos han desaparecido, siendo sustituidos completamente por las figuras de acción tal y como las he definido (más "masculinas" y "adecuadas" para los varones según las mentes pensantes jugueteras). No tengo ningún problema con las figuras de acción, pero los muñecos son igualmente adecuados y hasta necesarios para cualquier niño, al permitirle realizar acciones sobre ellos útiles para el desarrollo infantil como aprender a vestir y desvestir, calzar, peinar, etc. y ofrecerle un tipo de juguete más "customizable" a su gusto, pero en fin... 

Sucedía que antaño las figuras de acción solían ser articuladas completamente, frente a las "estáticas" muñecas, de movimientos más limitados. Hoy, curiosamente, las muñecas tienden a estar más y más articuladas frente a figuras de acción cada vez más y más estáticas (una evolución curiosa; el caso es no parecerse). Sólo hay que ver las figuras de acción de Star Wars o Los Vengadores (las llamadas figuras titán) de 30 cm, que son un "ladrillo" de exposición. Mueven brazos y piernas de arriba a abajo y poco más, incluso pienso que les debe costar sentarse (bueno, ya se sabe, los "hombres de acción" no se sientan... ni duermen... ni se cambian de ropa... ni comen... ni...). Revisando catálogos de juguetes, sólo las sempiternas figuras de acción de Power Rangers y las de WWE siguen siendo completamente articuladas. Y sospecho que estas últimas están teniendo buena acogida porque son las figuras de acción que parecen más humanas (y que están mejor hechas), con un rostro reconocible, pese a no tener tanta promoción como las que son juguetes de películas y demás (a muchos niños les gusta la WWE, lo sé, pero tampoco está tan extendida su afición en España). 

Por tanto, a las muñecas se las podría llamar ahora "muñecas de acción" perfectamente y a las figuras de acción "figuras de exposición" tal y como han ido evolucionando, como si se hubieran intercambiado sus supuestos papeles tradicionales. Especialmente en las últimas el factor coleccionista se ha acentuado mucho. Y conviene por tanto que no sean muñecos versátiles cuyo aspecto o al menos vestuario se pueda modificar según convenga, sino que inviten a acumular el mayor número de figuras de acción diferentes posible (con esto no estoy negando el importante factor coleccionista de las muñecas).

Esta definición sobre ambas es útil porque permite analizar mejor los llamados "híbridos", esto es, tanto muñecas con partes pintadas, como figuras de acción con partes de tela o la posibilidad de "cambiar" de atuendo gracias a vestimentas de goma o piezas intercambiables, que hasta cierto punto pervierten un poco el concepto de cada tipo de juguete y explican algunos fenómenos, como el cierto rechazo que podemos sentir hacia una muñeca híbrido entre muñeca y figura de acción. Pero antes:

Queda claro que con estas definiciones ya no se está al capricho de las jugueteras y de la forma sexista de calificar los juguetes. Así hay figuras de acción en los juguetes calificados como para niñas como  las Polly Pocket en su día, las figuras de acción de la Princesa Sofía o de las Princesas Disney de Hasbro (aunque se puedan considerar "híbridos" hasta cierto punto), o las nuevas figuras de acción de las Superhero Girls de DC. De hecho en esta línea de muñecas de Mattel, en su web oficial, podemos ver cómo acogen esta distinción tal y como la he definido, llamando "figuras de acción" a las figuras enteramente pintadas, y "action dolls" a las muñecas con ropa y pelo peinable (sí, las han llamado "muñecas de acción", aunque por lo demás no se diferencian de cualquier muñeca al uso, salvo por la intención de apartarse de ese concepto de muñeca como algo pasivo y de ahí el énfasis en lo de acción). Algunos simplemente las llamarán figuras, porque parece que "figuras de acción" es un término a reservar para las "muñecas" para niños. Pero se podría considerar "figura" a aquella que no se mueve (como las figuras de la marca Schleich o las que salen en los huevos de Kinder Sorpresa, o los propios Pinypon), y figura de acción a la que sí tiene partes móviles. Pero esto último lo cumple cualquier LalaLoopsy Mini (ya que las grandes traen ropa de tela, aunque no pelo peinable, eso sí, y deben ser consideradas muñecas).


¿Qué tienen en común este Spiderman y la Lalaloopsy Mini? Que ambos son figuras de acción.
Imágenes tomadas de la web oficial de Hasbro y de la web oficial de Lalaloopsy.

En cuanto a las muñecas han desaparecido de los juguetes calificados como para niños pese a que siempre hubo muñecas para niños, y hoy día tenemos los Hot Toys (ya mencionados en la entrada anterior). Que son muñecos hiperrealistas que en la medida que se pueden desvestir y vestir, aunque los coleccionistas no lo hagan, deben calificarse como muñecas o muñecos, como queráis llamarlos. Los Hot Toys por cierto están teniendo una muy buena acogida entre el público masculino, eso sí, adulto (pues están dirigidas al coleccionismo adulto, tanto por su nivel de detalle como por su precio).


Hot Toys: los niños no juegan con muñecas, los hombres sí. 
Muñeca de Rey de Star Wars: El despertar de la Fuerza (habrá que llamarla "figura de acción" para no "escandalizar" a nadie). Imagen tomada de la web oficial de Hot Toys.

LOS HÍBRIDOS

¿Por qué una muñeca con partes pintadas nos puede causar cierto rechazo a los coleccionistas de muñecas? Porque es un híbrido entre figura de acción y muñeca. De ahí la utilidad de estas sencillas definiciones. Así, cuando lanzan una EAH o una Barbie con el torso pintado, muñecas con piernas, zapatos o guantes pintados, o cualquier otra parte del cuerpo donde en lugar de llevar una prenda de ropa esta se simula con pintura o incluso en el propio plástico o material, nos podemos sentir un tanto estafados. Porque se pervierte lo que es una muñeca, esto es, que se la pueda desvestir completamente. Que una muñeca esté condenada a llevar unas medias amarillas o unos guantes negros fastidia. Se siente como una traición al espíritu muñequil. (Incluso el hecho de que lleven la ropa interior pintada o representada mediante relieves en el plástico me sigue pareciendo una "traición" en este sentido; antaño las muñecas se quedaban completamente desnudas y nadie se escandalizaba, cuando se suponía que todo el mundo era más conservador). A la inversa, sin embargo, que una figura de acción incorpore elementos que la hagan más versátil suele sentirse como positivo, aunque todo depende de cómo esté hecho. Así, hasta cierto punto, tenemos híbridos en las figuras de Princesas Disney con vestidos (casi cuerpos) intercambiables de goma, las Polly Pocket "grandes" que también traían algo como vestidos de goma, e incluso los Playmobil y los Lego, al poder intercambiar cuerpos o remover ciertos elementos para crear nuevas figuras o decorarlas; en Lego los personajes de las líneas Friends y Elves reciben el curioso nombre de "dollfigures" (que técnicamente también deberían recibir las "minifigures" tradicionales según estas definiciones). Finalmente cuando una figura de acción incorpora piezas de tela ya está claro que el modelo muñequil está influyendo. Otros híbridos se basan en el factor pelo: hay figuras de acción, sobre todo las orientadas a "niñas" que suelen incluir pelo peinable aunque no tengan ropa de tela, por eso se las puede considerar híbridos. 

  


En las Princesas Disney de Hasbro como figuras con vestidos de goma removibles se puede observar la influencia del concepto de muñeca en el de figura. Son, pues, un tipo de híbrido figura-muñeca. El mismo tipo de hibridación se puede apreciar en esta figura de acción de Undertaker de la WWE. Este tipo de híbrido (figura con elementos "muñequiles") se suele apreciar como más positivo que el inverso, muñeca con elementos "de figura", ya que se siente como un aumento o pérdida de la versatilidad de la figura/muñeco, respectivamente. 
Imágenes tomadas de la web oficial de Hasbro y de la web del Wallmart (las figuras de la WWE son de Mattel).

Así que, en conclusión, la muñeca intenta ser más realista que la figura a la hora de ofrecer posibilidades de juego, y más versátil. Una muñeca puede hacer todo lo que hace una figura de acción y más, pues esta última se presenta como más limitada: no se la puede desvestir, últimamente es incluso más rígida, su aspecto permanece más inmutable... Es como si se quisiera restringir lo que un niño (varón) puede hacer con sus figuras de acción para que juegue sólo a lo establecido. Y así evite caer en la tentación de acostar, bañar o dar de comer a sus figuras de acción o hacer cosas con ellas "de niña". De hecho las figuras de acción que se venden hoy de tamaño "muñeca" tienden a estar deshumanizadas: superhéroes con su máscara, monstruos, tropas de asalto con casco... máscaras por todos lados y pocos rostros humanos. Las más versátiles serían las figuras pequeñas, porque al tener más poses, dioramas y más tipos de figura se pueden hacer más cosas con ellas (de hecho la figura suele estar asociada al tamaño pequeño que justifica que no lleve ropa; sin embargo cuando nos encontramos figuras grandes poco detalladas resulta chocante). El problema entonces, es en qué medida la oferta de sets de juego limitan en cuanto a las actividades que se pueden realizar o que se facilita realizar. En el caso de las muñecas es más fácil, poniéndoles otra ropa o cambiándolas de escenario y de accesorios, jugar a cualquier otra cosa con ellas y sobre todo, hacer que "interpreten" diferentes personajes. Por supuesto luego el niño o la niña en cuestión jugará a lo que quiera y se inventará sus propios escenarios, para eso está la imaginación, eso va a ser así no importa de qué tipo de juguete se trate, pero sí es verdad que las posibilidades de juego que ofrece cada juguete difieren tal y como se ha expuesto, y las limitaciones o problemas para permitir esa libertad de juego con el resultado más satisfactorio posible están ahí. Lo ideal sería entonces que tanto niños como niñas pudieran acceder a toda clase de juguetes "que representan la figura humana" sin restricciones.

En resumen:
-muñeco/muñeca: representación de la figura humana para jugar, más o menos articulada, que puede desnudarse completamente, y habitualmente peinarse (en todo caso posee una representación de cabello que puede dejarse al descubierto).
-figura de acción: representación de la figura humana para jugar, más o menos articulada (se podría sustituir el nombre por el de "figura articulada o móvil"), cuya ropa viene pintada y modelada en la figura y que habitualmente no puede ser peinada.
-figura: representación de la figura humana para jugar, con las características anteriores pero estática, poco o nada móvil. 
-híbridos: muñecas con partes pintadas y modeladas, no removibles, o figuras de acción con cabello, atuendos removibles del mismo material de la figura o elementos de tela. 

Me he entretenido con esto en este artículo porque pienso que puede ayudar a esclarecer la verdadera naturaleza de los juguetes que representan la figura humana, y terminar con tanto sexismo absurdo que ha decidido que las muñecas son malas para los niños varones y que hay que usar eufemismos para nombrarlas, pues hoy por hoy se sigue llamando "figura de acción" a toda muñeca dirigida a un público masculino. Si resucitara el Action Man volvería a ser llamado así, no muñeco, que es lo que es. Por otro lado, el término "figura de acción", cuando sí se refiere a "figuras", se suele reservar igualmente para figuras, articuladas o no, que representen la forma humana y estén "dirigidas" a niños varones. Una misma figura etiquetada como para "niñas", será llamada "muñeca" casi siempre, aunque tenga más de figura o sea eso, una figura (de acción) sin más. En este ámbito existen además muchos híbridos figura-muñeca, complicando más el asunto (últimamente Mattel está sacando muchas muñecas hibridadas, con torsos pintados y otros elementos fijos, que también les permiten incluir elementos como luces, sonido, partes de movimiento automático... Es algo que siempre se hizo, pero las muñecas pintadas y con la ropa reducida a su mínima expresión comienzan a volverse una costumbre; el problema es que si nos están vendiendo una muñeca, que lo sea de verdad ¿no?). 

Todo esto puede llevar a preguntarse si el término "figura de acción" tiene sentido o no, o si sólo es producto del sexismo juguetero. Su uso popular entremezcla bajo este nombre tipos de juguetes diferentes, simplemente en función del público al que se dirigen. El mismo tipo de juguete, dirigido a otro público, cambia de nombre, y pienso que eso no tiene sentido. Por eso he propuesto estas definiciones, para que el término "figura de acción" tenga alguna razón de ser y no se emplee de manera sexista. Además permite explicar el extrañamiento que producen los que he llamado "híbridos".

Finalmente quiero hacer una reflexión: ¿por qué este temor tan grande a que los niños varones jueguen con muñecas/muñecos? Como si estos no usaran ropa y calzado o no se peinaran, o no pudieran querer que sus muñecos "duerman y coman" a la vez que viven toda clase de peripecias (habitualmente los sets que acompañan a las figuras de acción excluyen cualquier elemento que permita estas acciones cotidianas). Al mismo tiempo, las muñecas (y muñecos, realmente parece que emplear el femenino excluye al género masculino) no son sólo para vestirlas, hacerlas posar o cambiarles el peinado: con ellas se crean personajes, que corren aventuras y asumen todo tipo de papeles. Incluso las muñecas bebé son así; los muñecos suelen trascender el papel que se les ha asignado de fábrica y los niños dotan de personalidad a sus juguetes favoritos, con los que literalmente pueden hacer cualquier cosa... si les dejan. Restringir los tipos de juego en función del sexo me parece aberrante, y encima va en contra de lo que intenta fomentar la sociedad, por lo que todo se ha vuelto un sinsentido en la industria juguetera.

Personalmente creo que debería haber más muñecos propiamente dichos sobre todo en franquicias tradicionalmente destinadas a los varones, como las de superhéroes (para empezar...). La iniciativa DC Superhero Girls es muy interesante pero ¿por qué sólo "Girls"? ¿Por qué no también "Boys"? ¿Por qué los muñecos no pueden apelar a ambos sexos por igual? ¿Veremos muñecas (o muñecos, como los queráis llamar) de los superhéroes varones dentro de esta franquicia? Sé que a muchos chicos les gustaría comprarlos porque ¿qué amante de los superhéroes no quiere un Superman/un Batman/cualquier otro superhéroe con la ropa de calle de Clark/Bruce/cualquier otro y que luego pueda ponerse el traje de héroe como de hecho hace el personaje original? ¿Por qué por un criterio cerril, profunda y alarmantemente sexista de las jugueteras estas posibilidades de juego no son exploradas? ¿Por qué los niños no pueden jugar con muñecas/os? ¿Por qué no pueden vestir y desvestir, cambiar de traje y peinado a sus "representaciones de la figura humana para jugar" (normalmente cuando un niño quiere jugar con las muñecas de sus amigas/hermanas/otras parientes -ya ni digo que se las compren- siente la obligación de pedir permiso a sus padres, como si fuera a hacer algo terrible)? ¿Por qué tienen que esperar a ser mayores y tener dinero suficiente para comprarse, por ejemplo, un Hot Toy? Y como ya he comentado en otros artículos ¿por qué se reduce la representación del otro sexo a la mínima expresión en esta clase de juguetes (mundos sólo de chicas y uno o dos chicos con suerte, y viceversa, mundos sólo de chicos con una o ninguna chica -incluso aunque el material original en el que se basan si los/las incluya-)? ¿Por qué "figuras de acción" para niños y "muñecas" para niñas, sin importar de qué juguete se trate realmente?

Esto debe cambiar. Porque la situación se está volviendo sencillamente ridícula. Es todo absurdo, sin más.

viernes, 13 de mayo de 2016

La evolución de Barbie, la muñeca Lammily y cómo se venden las muñecas

"La evolución de Barbie" es como se llama en español el vídeo promocional de las nuevas Barbies de diversos tamaños que han salido al mercado recientemente (creo que ya han llegado a todas las tiendas españolas). Muchos medios de comunicación de todo el mundo se han hecho eco de este cambio que, de acuerdo al reportaje de Nuria Barrios para El País Semanal, que podéis leer aquí (gracias por recomendármelo, Maya) en Mattel es considerado como "el renacer de la marca" y "el inicio de una nueva era" para Barbie. De hecho el trabajo para crear esta nueva línea recibió el sugestivo nombre de "Proyecto Amanecer".


Las nuevas Barbies. Imagen tomada del vídeo oficial de Mattel en español "La evolución de Barbie" (Youtube).

Estas muñecas pertenecen a la línea Fashionistas de Barbie y presentan por primera vez muñecas Barbie con diversas alturas y cuerpos: además del cuerpo básico u Original, tenemos las Barbies llamadas Curvy (con una figura más curvilínea y rellena; el contraste con la Barbie estándar es bastante más espectacular que el que parece tener en las fotos), Petite (con un cuerpo más bajo y pequeño) y Tall (con un cuerpo más alto y espigado; como las cajas son iguales para todas las muñecas, cuando está empaquetada el tamaño de la muñeca queda disimulado, pero fijáos cuando tengáis una caja en las manos que sus pies están apoyados en el fondo de la caja frente al resto de muñecas cuyos pies quedan mucho más arriba). Aparte de los tamaños, como viene siendo habitual en esta línea, las muñecas lucen diversas características raciales, y también diferentes estilos de moda bastante actuales. Las muñecas no están articuladas y se presentan adoptando diversas poses con los brazos.


Imagen tomada de la web oficial de Mattel Shop.

De acuerdo al vídeo promocional y a las declaraciones recogidas en el reportaje antes referido, la intención de Mattel es representar la realidad, y como en la realidad la gente tiene diferentes alturas y tamaños, Barbie también. El otro objetivo es que las niñas -en las fuentes antes mencionadas Mattel declara claramente que Barbie "es un juguete para niñas" y siempre se refiere a las niñas, las únicas que aparecen jugando con las muñecas en el vídeo; Barbie evoluciona pero no tanto- se diviertan mucho más al tener más modelos de muñecas donde elegir, con las que sentirse identificadas (se muestra a las niñas explicando a quién les recuerda cada muñeca de su familia o amigos) y más libertad de juego de esta manera, fomentando su imaginación (qué es Barbie lo deciden las niñas, tal y como se declara en el reportaje). Por último, todas las Barbies se consideran diferentes encarnaciones de la belleza, que se presenta así en diversas formas y tamaños: Barbie buscaría enseñar a las niñas a ver las diferencias físicas entre las mujeres como algo positivo frente a un canon de belleza único. "La forma no importa, porque todo es posible" señalan en el vídeo promocional.

Bien, debo decir que estoy completamente de acuerdo con el segundo punto: cuantos más modelos dónde elegir, mejor, más posibilidades de juego y de representar diferentes personajes. No dejo de pensar que de niña me habría encantado que Mattel hubiera hecho esto, en una época en la que no existía la línea Fashionistas e incluso encontrar simplemente muñecas con diferentes tonos de piel era dificultoso. Nadie quiere que sus muñecas sean todas iguales. Eso no sé a quién se le ocurrió. (Yo siempre creí que era por temas de fabricación, pero parece ser que no...).

Sin embargo la intención de "representar la realidad" me parece mucho más discutible. Porque estos cambios no han hecho a Barbie mucho más realista, o al menos no tanto como se dice. 


Afirmar esto con un coche rosa de fondo (de lo más realista) y la configuración de un mundo exclusiva y estereotipadamente femenino resulta contradictorio. Imagen tomada del vídeo oficial de Mattel en español "La evolución de Barbie" (Youtube).

Para que Barbie fuera más realista deberían cambiar muchas más cosas, empezando por el mundo en el que se mueve Barbie, los objetos que utiliza, el diseño de sus casas y vehículos, y otros elementos que ya discutí en un artículo anterior (en el que justamente me preguntaba si aparecerían diseños más realistas de Barbie). Cuando Barbie desempeña profesiones, estas deberían ir más allá que una representación superficial y muy rosa de las mismas; si de verdad quieren ofrecer una representación realista y jugable de una doctora o una policía deberían lanzarse ambulancias, quirófanos y coches patrulla parecidos a los reales y no con una enorme "B" grabada en los mismos y un aspecto fantasioso. Esto sí significaría pensar en los niños y niñas que juegan con Barbie, y esas experiencias más allá de la moda y la belleza que se supone pretenden ofertar ahora. Por último si de verdad quisieran ser "realistas", ofrecerían más muñecos varones (no sólo a Ken y con suerte a Stephen) ya que los hombres también existen en el mundo real, y muñecos que representasen diversas edades... de ambos sexos (¿y por qué no una Barbie madura o anciana? -por cierto que esto ya se ha hecho con otras muñecas, presentar "los padres de" o incluso "los abuelos de", y la propia Mattel en los ochenta lanzó a la Familia Corazón o Happy Family compuesta por un matrimonio ¡con hijos! y los abuelos (que a principios de los noventa quiso renovar con la famosa ¿y polémica? -no sé por qué, supongo que entonces no importaba el ser más "realista"- Midge embarazada y su esposo Alan). Lástima que esta clase de cosas interesantes caigan en el olvido... y parezca que en lugar de avanzar retrocedemos). En suma, volver a Barbie más realista pasaría por cambiar todo el concepto Barbie, incluso mover a Barbie del centro a ser una más en un universo plagado de personajes, familias y posibles relaciones. De hecho el que Barbie hasta cierto punto carezca de "personalidad definida" pese a los esfuerzos por darle una que se han venido sucediendo (la que tiene en Life in the Dreamhouse es prácticamente paródica, y la que adquiere en cada una de las películas es la del personaje correspondiente, siempre una chica maja, pero su edad e intereses fluctúan y se adaptan a las necesidades del guión) casi es una ventaja a la hora de ser "lo que los niños quieran que sea" porque al probar nuevas cosas con ella, en realidad no se estaría corriendo el riesgo de "estropear al personaje" en la medida en que "no existe". Y si existe alguna preocupación al respecto basta con sacar diversas líneas compatibles con Barbie y hacer pruebas.


Abuela y Midge embarazada de la colección Happy Family. Imagen tomada de eBay.

Aunque por otra parte la afirmación de que esto es el futuro de la propia Barbie es precisamente discutible toda vez estas muñecas "especiales" se presentan justamente en una línea no principal, muy concreta. No se integran en la familia Barbie, ni se ofrecen como amigas de Barbie o parientes, ni tampoco se les da un trasfondo propio. Y tratándose de muñecos, lo que son al fin, los compradores pueden plantearse cosas prácticas como ¿lanzarán ropa para la Barbie Curvy o la Barbie Petite? ¿Las sacarán con los muebles y casas de Barbie? Esas serían señales inequívocas de que esto va para adelante. Sobre todo la primera cuestión: en realidad, que las muñecas tengan el mismo cuerpo facilita el poder cambiarles de ropa (teniendo en cuenta que la ropa es cara y no siempre está disponible) y si no se lanza ropa en diversas tallas estas muñecas van a quedar limitadas a esto, van a ser menos versátiles. En principio y de acuerdo a la web oficial de Mattel, van a sacar nuevos modelos (ya se pueden ver en la tienda de Mattel) con la ropa que trae la muñeca y otros dos trajes, para cada talla, aparte de zapatos y complementos. Así que sí parecen querer darle continuidad a las nuevas Barbies. También han intentado que cada muñeca luzca un estilo, y de hacerlas modernas y únicas, originales y llamativas, incluyendo muñecas con melenas teñidas de colores peculiares, como el azul, melenas bicolores o pelo corto o con un lado rapado, desafiando la estética más conservadora de Barbie. Algunas muñecas incluso lucen lunares en la cara. No obstante todavía pueden verse como "las otras" frente al canon de referencia que sigue siendo la Barbie de siempre. Confío en que sigan lanzando modelos, pero no sé en qué acabará este "experimento", porque casi es el tratamiento que de momento está recibiendo la colección. El problema es que el "realismo" se deja para esta línea de Fashionistas, pero no está repercutiendo en los demás productos Barbie.

Y es que merece la pena preguntarse si todo esto no deja de ser una forma de acallar críticas y tratar de quedar bien por parte de Mattel, más que un verdadero cambio del concepto de Barbie. Porque todos conocemos las acusaciones que se le han hecho a Barbie de fomentar un tipo de belleza irreal, de generar incluso problemas de salud y autoestima en las niñas, etc. Lo que a mí me sorprende sin embargo es que se haga tanto hincapié en el "físico" de lo que no deja de ser una representación estilizada de un ser humano, una muñeca cuyas proporciones, como las de tantas otras muñecas, suelen ser completamente irreales, y ya no por cinturas de avispa o piernas larguísimas, sino por sus pies ridículos, sus ojos exageradamente grandes y su desproporción en general que obedece a criterios puramente estéticos y de fabricación. La Barbie ochentera y noventera tenía un tipo diferente al que luce ahora, con los cambios que se le hicieron después justamente de recibir una serie de críticas, para hacerla "más realista", con menos pecho y demás (aunque también la adelgazaron...). Pero en realidad los cambios simplemente se hacen para adecuarla a cánones de belleza -y muñequiles- nuevos o para "rejuvenecerla" o "modernizarla" de cara a su público. Porque las nuevas Barbies no son más realistas que la Barbie clásica. Siguen sin poder tenerse en pie, siguen teniendo proporciones irreales (siguen estando sin articular, y se supone que si son más realistas... la gente en la realidad dobla brazos y piernas ¿no? XD) simplemente ahora son diferentes y "representan" diversos tipos de persona. Pero las representan dentro de un canon Barbie. Porque estas nuevas Barbies son variaciones de la Barbie básica, no un nuevo producto. No un rediseño completo, lo cual también es lógico. Pero como decía al comienzo ¿por qué tanta preocupación por el físico de Barbie? ¿No debería ser más preocupante el sexismo galopante con el que es tratada (la forma de venderla, el universo que la rodea) y la ridiculez con la que se abordan todas sus actividades y oficios últimamente -es triste, pero creo que vivió tiempos mejores en este sentido-, como si no pudiera ser tomada en serio? Si se centran tanto las críticas en el físico, los que critican realmente están contribuyendo a mostrar que lo que más importa en una mujer es su físico, incluso aunque esa mujer sea una simple representación fantasiosa, estilizada, icónica, irreal de un ser humano. El gran logro de Barbie es cambiar de físico. ¡Es capaz de engordar! Pues ya ves, qué gran paso para la Humanidad.

A mí de niña no me importaba si Barbie era más flaca o más gorda, lo que me importaba de su físico era por qué no se podía tocar la cara o por qué costaba tanto trabajo sentarla en sus sillas, me importaba cómo estaba articulada, si el resultado era estético pero también resistente, y que no se le cayeran los zapatos de los pies (si hubiese podido tenerse en pie por si sola...). Esos eran los problemas que me daba el físico de Barbie, lo que yo quería era que su cuerpo estuviera bien hecho, que le sentase bien la ropa, que no se le abrieran los pantalones por detrás, que pudiera jugar con ella calzada, que no se le estropeara mucho el pelo o que pudiera agarrar cosas. Busqué desesperadamente ciertos modelos porque eran lo más parecido a lo que yo quería hacer con la muñeca, y sufrí con los intentos por articularla en condiciones, mi sueño. Y comprobé los problemas que daban "los experimentos" cuando tenían pies diferentes y estaban condenadas a llevar el mismo calzado siempre, o cuando tenían físicos diferentes (cuando sufrí el cambio en el diseño de cuerpos básicos, o cuando me compré una Skipper) y no tenía ropa para ellas (para que pudieran realizar diferentes actividades, no se trata sólo de que luzcan bonitas). Como si estos "detalles" les dieran igual a los niños. Pues no. Eso era lo que me preocupaba, y cuando veía un modelo físicamente diferente lo quería, por la variedad, pero lo de diferentes tamaños ya ni me lo planteaba, me parecía imposible. En suma, lo que me fastidiaba era cómo el propio producto limitaba mis posibilidades de juego, empeñados los fabricantes en decirme a qué tenía que jugar con mi muñeca. Ni qué decir tiene que jugué con Barbies a cosas inconcebibles para los directivos de Mattel, al parecer, y pese a los problemas (técnicos) que me daba el diseño corporal de la muñeca. Jugué a esas cosas que ahora dicen que pretenden fomentar. Pues que no sean censuradas en primer lugar. Y que no se reduzca todo a la estética cuando se rediseña un juguete.

Y es que las niñas (y niños) no necesitan que les "enseñen" no sé qué mensajes a través de sus muñecos, mensajes superficiales diseñados para vender más. Basta con que sus muñecos sean versátiles y les ofrezcan muchas posibilidades de juego, que estén bien diseñados en cuanto muñecos, juguetes, que no les restrinjan la imaginación. Los muñecos son en primer lugar para jugar, y si están bien hechos, y bien pensados, las niñas y niños aprenderán muchas cosas con ellos, porque jugar es aprender también. Lo demás son palabras bonitas y vacías. Barbie Curvy va a enfrentarse a los mismos problemas que Barbie Original. Todos los que he expuesto. Porque como declara Mattel, lo importante es la belleza. Sí, diferentes tipos de belleza, pero ya está. Eso es todo.

Así que me alegro de que existan estas muñecas, pero me parecen un paso lógico y natural, no ese gran paso de gigante o esa gran "revolución" que anunciaban. Y encima a mí esto me pilla tarde, cuando ya ni siquiera colecciono Barbies porque dejó de gustarme su estética y proporciones (como muñeca, no como "representación de una mujer real"), y por los problemas que me daba para jugar o posar en su día -con las MH me quité esa espina clavada y ahora hasta tengo una Elsa "tiesa" (no articulada, pero me ha salido un chiste malo) porque su estética me encanta-; ojalá lo hubiesen hecho cuando Barbie era el referente del mercado y soñábamos con algo así, con algo diferente (la Barbie articulada de ahora también me pilló tarde). 

Si queréis saber lo que son muñecos realistas, aquí os dejo una foto de las muñecas de la marca Hot Toys (ya explicaré por qué las considero muñecas y no figuras) que obviamente son para el coleccionismo adulto (y muy caras): 


Esto es realismo. Y punto. Cuando Barbie sea así, entonces seguro que nadie la critica (sería divertido ver una Barbie creada de esta manera). Imagen tomada de la web oficial de Hot Toys.

Por cierto que esta marca ha resuelto el tema de las diferencias corporales incluyendo unos bodies o fajas acolchadas que se colocan a los muñecos, sobre el cuerpo básico (no sé cuantos cuerpos básicos tienen) para simular barrigas o grasa corporal. De esta manera estos muñecos, que suelen representar a actores y actrices encarnando diversos personajes, obtienen una fisonomía, una vez vestidos, más similar a la que lucen los personajes originales. Por supuesto poseen un nivel de detalle espectacular en todo, incluidos sus accesorios, e incluso puede modificarse la mirada de los ojos. 

Es evidente que todo esto no es factible en un juguete comercial para niños, pero representa lo máximo a lo que puede aspirar un muñeco en cuanto a realismo, en mi opinión. A partir de ahí, cabe preguntarse qué podemos esperar de los muñecos infantiles en cuanto a aspecto y prestaciones técnicas, por así decir. De lo que se trata es de que sean seguros, que no se rompan fácilmente, que sean lavables, atractivos, y como ya expuse, que no coarten la imaginación. Y lo cómico del asunto es que al final los niños siempre encuentran la manera de jugar a lo que quieren con sus muñecos. Pero qué duda cabe de que se lo ponen difícil, la industria juguetera, la publicidad e incluso los propios padres. 

Normalmente lo que se discute es qué hace atractivo a un muñeco. Qué diseño darle estéticamente hablando. Todo irá en función de cómo se venda el muñeco y lo que ofrezca. Nadie se queja de las proporciones de los Pinypon, por ejemplo, supongo que porque son claramente caricaturas. Y sin embargo pueden permitir un juego "realista" igualmente, de roles, de representación de acciones de la vida cotidiana, pero también de fantasías y aventuras -por supuesto tienen otros aspectos criticables-. En el caso de Barbie creo que esta "novedad" obedece más que nada a la presión social y al éxito de ciertas iniciativas como la muñeca Lammily


La muñeca Lammily original. Imagen tomada de la web oficial de Lammily.

Lammily es una muñeca creada gracias a un proyecto financiado por crowfunding y puede comprarse online. La muñeca desde el principio se ha vendido como una alternativa a Barbie, a la que se alude constantemente en la web de su creador y con la que se la compara, y el diseño físico de la muñeca está basado en el promedio de estatura y peso de una chica "normal" de 19 años estadounidense. Se promociona como la alternativa "realista" a Barbie. Ahora bien, como advierte Virginia Postrel en este interesante artículo que os recomiendo leer (está en inglés) Lammily en realidad tiene sobrepeso. Porque sus datos corporales están extraídos de un estudio del Centro de Control y Prevención de Enfermedades que arroja que la chica promedio norteamericana tiene sobrepeso. Y este estudio lo único que revela es que la obesidad es un problema serio en el país, ya que la media se extrae de los datos de chicas con diversos pesos y estaturas, y si la media tiene sobrepeso es que hay más chicas obesas que delgadas. Entonces, tomar esos datos y crear una muñeca que se vende como la alternativa realista a Barbie no está bien. "El promedio es bonito" es el eslogan de Lammily. Pero, como bien apunta Virginia Postrel, es un eslogan engañoso, porque la persona promedio, la media, no existe. Decir que Lammily se parece más a una chica real que Barbie no es correcto. Porque en realidad habría muchas, muchísimas chicas que no se van a sentir identificadas o representadas por esta muñeca, por tanto apelar a esto para venderla es un error. Está muy bien crear una muñeca "con sobrepeso", cuanta más variedad de muñecas mejor, pero no se puede venderla diciendo que es el nuevo modelo a seguir, la alternativa sana y natural a Barbie. Porque hay que recordar que una persona con sobrepeso no está en su peso adecuado a su altura y complexión, en su peso sano. En suma, creo que su creador se equivocó a la hora de diseñarla corporalmente, tal vez en un intento por alejarse lo más posible de Barbie y su "delgadez", cayendo en un peligroso dualismo "soy guapa y delgada, luego soy superficial y estúpida" vs "no estoy delgada, luego hago cosas interesantes e inteligentes". Sobre la belleza de Lammily, a mí personalmente su rostro no me gusta. Me parece bastante soso, y aunque encuentro muy interesante diseñar rostros femeninos sin maquillaje, podría tener una expresión más carismática. Es decir, entiendo la intención, pero creo que se ha llevado mal a cabo, de nuevo porque toda la atención se ha centrado en el cuerpo femenino para dar valor a la muñeca, cuando si se considera que eso no es lo más importante ¿por qué se concentra todo el interés en eso? 

De hecho, la propia Lammily es comparada con la Barbie Curvy en su propio blog. En la propia web oficial de Lammily tenéis una comparativa de los cuerpos de ambas muñecas. 


Barbie Curvy y Lammily. Al final Lammily es conocida como la "Barbie gorda"... y con razón, hasta su creador parece estar de acuerdo. Lo triste es pensar que de haber estado en su "peso" adecuado a sus proporciones no habría llamado tanto la atención. Imagen tomada de la web oficial de Lammily.

Es cierto que Lammily ofrece algunas cosas interesantes, como un set de pegatinas para ponerle granos, cicatrices o estrías a la muñeca, y otro kit educativo sobre la menstruación (Lammily tiene sus propias compresas). También hay una Lammily de piel negra, y ropa que intenta tener un diseño realista aunque quizás peca de ser demasiado corriente o poco estilosa, y creo que de nuevo es por una falsa asociación "feo=interesante, con personalidad, inteligente" vs "bonito=superficial y tonto". A ver, hay algo que no debe olvidarse: son muñecas, objetos, que deben resultar atractivos de algún modo, llamativos, para que nos decidamos a gastarnos el dinero en su compra. Una muñeca puede romper todos los cánones estéticos y ser muy atractiva, pero ofertar una muñeca regulera no me parece la solución. Estoy personalmente en contra de los promedios. 

El próximo proyecto de Lammily es un chico, que también será financiado por crowfunding. 


Comparativa del diseño del futuro chico Lammily y un Ken de Mattel. Imagen tomada de la web oficial de Lammily.

De nuevo, los datos para crear al chico Lammily están sacados de la misma fuente y sí, el muñeco representa a un chico claramente con sobrepeso (y este es el "joven promedio" según el creador de Lammily). No parece el mejor modelo a seguir. La gente podría argumentar que estas muñecas están "fofisanas", pero este término es la versión cool en español del término original en inglés "dad bod" o "cuerpo de padre". Sí, como el de Homer Simpson. Que no se consigue con un estilo de vida precisamente muy sano (sedentario, con consumo de alcohol, exceso de azúcar y grasa en las comidas, etc.). 

Si la alternativa "realista" a Barbie es una muñeca con sobrepeso, eso es tan malo como una muñeca "realista" con bajo peso. Pero sobre todo la cuestión es: si una muñeca tiene proporciones irreales ¿realmente se la puede acusar de algo? Barbie, MH, EAH... son cabezonas, con medidas imposiblemente absurdas, y su público lo sabe (y si no lo sabe tenemos un problema grave de otro tipo). Quedan bien en tanto que son muñecas, en la realidad resultarían ser engendros. Y lo sabemos. De hecho las muñecas están afectadas en su diseño por las reglas de la hipótesis del "valle inquietante": cuando una réplica antropomórfica se acerca mucho pero no alcanza la apariencia (y comportamiento) de un ser humano real, causa una respuesta de rechazo. Esta teoría se suele aplicar al campo de la robótica, y de los robots con apariencia humana, para que no nos den miedo al verlos ni parezcan "muertos vivientes". De hecho los propios muñecos de Hot Toys se verían afectados por esto y deben estar diseñados de manera que no parezcan pequeños cadáveres. La hipótesis del valle inquietante dice que si la réplica es perfecta ya no causa rechazo (los Hot Toys). Curiosamente si la réplica tiene un aspecto no humano o diferente al humano real genera empatía porque sus cualidades humanas se ven resaltadas. En el caso de las muñecas sus diseños son poco realistas, se exageran sus rasgos más agradables, sus ojos y cabezas grandes las hacen ver más adorables, y precisamente por eso gustan, porque representan personas pero no parecen humanos reales en pequeño. La aproximación a un concepto "ideal" de humano sano también genera emociones positivas. Los problemas proceden de muñecos que son "casi realistas": el casi no vale, pues entonces van a ser juzgados con dureza y rechazo (¿alguna vez habéis visto esas muñecas de porcelana tan creepies? (especialmente cuando tienen dientes) o simplemente ¿nunca os ha dado miedo un concreto muñeco por cómo estaba diseñado? -ciertos muñecos bebé...-). Yo creo que Lammily entra un poquito en el valle inquietante y por eso yo al menos siento rechazo hacia ella. A la postre, acusar a una muñeca por estar desproporcionada es un poco tonto porque implica no tener en cuenta el concepto de "muñeca" ni la hipótesis del "valle inquietante".

Además, si creas una muñeca con medidas "proporcionadas" y la dotas de sobrepeso y dices que esa es la normalidad, estás haciendo algo peor que seguir un ideal estético (aunque este sea criticable). Lammily es vendida como una muñeca aventurera que hace ejercicio, pero el cuerpo de alguien que corrientemente hace deporte no es así. Algo falla. Y si luego se intenta promover un estilo de vida sano entre los más pequeños, resulta muy contradictorio. De lo que se trata, cuando se habla del peso, es de que las personas estén en su peso adecuado, adecuado a su complexión, a su índice de masa corporal... Para cada persona hay un margen de unos cuantos kilos (peso mínimo y máximo), si los superas estás en sobrepeso y luego obeso, si no los alcanzas estás en bajo peso. A menos que se trate de una persona musculosa, entonces puede pesar más sin estar obesa, porque lo que pesa es el músculo, no la grasa. Pero no parece el caso de Lammily, no veo que en su diseño se le marquen los músculos o algo así, por eso creo que está mal concebida (si dijéramos que el promedio en el que se basa ha salido así porque hay más chicas cachas y deportistas que delgadas... pero me temo que no es por eso, porque entonces no parecería que Lammily tiene sobrepeso, estaría diseñada de otra forma). También, como ya comenté antes, el defender un promedio a través de una muñeca es peligroso. Porque muchas veces los promedios (eres una chica/o de tal edad, tienes que pesar tanto y medir tanto) son los que arruinan a la gente negando sus diferencias y medidas sanas. Por otra parte el físico son más cosas: la estructura corporal, el largo de las extremidades, y otras características en las que la gente repara menos. Y evidentemente el peso no es lo único que importa para la salud: una persona puede tener carencias nutricionales independientemente de su peso. Pero también es cierto que hay una serie de achaques asociados al exceso o la carencia de peso (o grasa), eso es así, o incluso ambos estados son consecuencia, alertan, de otras enfermedades. Luego está tan mal obsesionarse como despreocuparse en exceso.

¿Qué papel juegan las muñecas en todo esto? Si sabemos que están desproporcionadas y que incluso no pueden ser realistas para poder gustar (porque o son perfectamente realistas o causan rechazo) no pueden ser tomadas como referente.  ¿Barbie se basa en un promedio? No, Barbie creó su propio canon estético, y de hecho su diseño original se basaba en el de la muñeca Lilli, que se ideó para ¡un público adulto masculino! y de ahí sus medidas, las de una "mujer sexy" de la época (pero idealizada, claro). A las niñas de entonces les gustaba porque representaba a una mujer adulta. Ahora se ha convertido en una especie de idealización del cuerpo de una modelo, pero sigue siendo una representación irreal de un cuerpo humano. Y a veces no se adecua a lo que está proponiendo, como cuando Barbie en algunas de sus películas es una adolescente y luego la muñeca es la Barbie adulta de siempre. Otras veces el canon estético no es aceptado: Barbie fracasó en China porque, entre otras cosas, no encajaba en el canon de belleza chino, mas "cute" o "mono", "dulce", que "sexy" o "adulto". Creo que el problema de Barbie es arrastrar todavía elementos de su concepto original que obedecían a una estética distinta a la que se demanda ahora. Pero aún así estos podrían defenderse, porque seguimos hablando de una muñeca, una estética, y ya apunté que el problema es más bien todo lo que hay alrededor de esa muñeca, cómo se presenta, qué ofrece, qué viste o "qué puede hacer", más que su cuerpo, desnudo, en sí. Y más bien "ese cuerpo" es el que debería adecuarse a lo que "hace" esa muñeca. Si Barbie es una modelo de modas ¿tiene sentido que esté delgada? Sí, tiene sentido. (Sin embargo, si Barbie se percibiera como "extremadamente delgada" dentro de su canon muñequil, los niños la rechazarían porque parecería enfermiza). Por eso las nuevas muñecas pueden identificarse con "modelos de moda de tallas grandes" o "tallas especiales" y de ahí el hincapié de Mattel en la belleza a la hora de presentarlas. Realmente no ha variado su canon estético. Pero, si defendemos que Barbie puede ser "más cosas" entonces ¿por qué no hay una Barbie musculosa o fortachona, por ejemplo? ¿Podría haber una Barbie muy gorda? ¿O unas Barbies con otras proporciones corporales?  

Entonces, yo creo que cuando se diseña una muñeca se tiene presente el ideal estético predominante, para seguirlo o subvertirlo (o incluso ignorarlo), pero usualmente dentro de un canon caricaturesco. Veo bien que las muñecas estén delgadas y presumo que están en su "peso adecuado", sano, dentro de su mundo de ficción. -La talla no la he mencionado porque la altura depende de muchos factores y muchas veces no tiene que ver con la salud-. Veo bien que tengan un aspecto saludable. Pero también pueden ser como las Monster High, sabiendo que en su mundo ficticio son normales y están sanas mientras que comparadas con el canon planteado por otras muñecas (las EAH por ejemplo) estarían... sí, estarían muertas XD. Pero esa es la gracia, es lo que puede hacerse con las muñecas. 

Ahora bien, si una muñeca se presenta como "realista" entonces la comparación con la realidad es inevitable, y las críticas no vendrán tanto de que el muñeco de que se trate sea una representación simplificada del ser humano como del mundo jugable que le rodea y de lo que puedes hacer con él. Todos los muñecos transmiten ciertos mensajes, y las críticas son muy lícitas. Si gracias a Lammily han aparecido las nuevas Barbies, podemos estar contentos. Pero el motivo de su aparición no debería ser "enseñar que las diferencias físicas están bien y son aceptables" (porque estás asumiendo que antes no lo eran o que estabas promoviendo un ideal de belleza monolítico) sino el fomento de la imaginación y libertad creativa del niño, que pasa por darle más oportunidades de representar la realidad, mediante diferentes diseños corporales, faciales, raciales, de edad, etc. dentro de un concreto canon estético que debe evitar caer en el "valle inquietante". De lo que se trata es de que el "universo Barbie" (en este caso, o el de los muñecos que sean) sea más variado y creativo, ofrezca más posibilidades de juego, más que un simple "vamos a parecernos a la realidad": será el niño o niña quien decida si juega a algo realista o a algo más fantástico. Con todo, si ofertas juguetes y muñecos para jugar, por ejemplo "a la vida cotidiana", estos juguetes representan, simbolizan "elementos reales", y ya ni siquiera se trata de que sean de colores o formas muy realistas, pero sí al menos debes presentar todos los elementos necesarios para poder llevar a cabo la acción propuesta (poder "representarla"). Y muchas veces sí, el parecido con la realidad te lo van a agradecer (mucho) los niños, pero más en los accesorios y muebles que en el muñeco en sí, un avatar agradable y simpático, estilizado, de los propios niños. Hasta que en otras ocasiones lo que pueden estar buscando es justamente una muñeca en sí misma más realista... pero que no sea inquietante. Como ya apunté, el realismo más bien pasa por un diseño corporal que permita al muñeco realizar muchas acciones, y no tanto o no sólo la estética  "hiperrealista" (por eso es un paso adelante que Barbie pueda usar zapato plano o zapato de tacón y no sólo este último; así es más versátil). Por último, cuando se critica el sexismo, es porque coarta esa libertad de juego, diciéndoles a los niños varones que está mal jugar con muñecas, por ejemplo, o diciéndoles sutilmente a las niñas a qué deben jugar con sus muñecas y sobre todo diseñando las muñecas para que sean menos versátiles y originales en base a unas ideas preconcebidas y estáticas. 

Porque el "problema" del universo Barbie es que pivota sobre tres ejes fundamentales: ser un icono de moda, mostrar un estilo de vida glamuroso, y ser "rosa" (ser muy femenina de una manera conservadora y sexista). Dentro de esos parámetros el margen de acción de Barbie es escaso, por muy buenas intenciones que se tengan, y a menudo Barbie cae en su propio "valle inquietante" porque pretende ser "real" cuando todo su universo es una fantasía de lujo y sofisticación llevada a veces a extremos ridículos que son los que generan rechazo (empacho de rosa). Sólo cuando se dedica a ser una "maniquí" en las ediciones de coleccionista es cuando escapa un poco de eso -vuelve a los orígenes de su concepción, y se ve cómo es más versátil- e incluso esto se aprecia en la propia línea Fashionistas donde las muñecas sí que son más "realistas" (ropa, rasgos faciales), antes ya de los nuevos modelos, en la medida en que se salen un poco de ese rosado e invariable universo Barbie. 
Las Barbies de Colección demuestran que Barbie puede ser una superheroína o la protagonista de una distopía... La cuestión es que estas posibilidades no se trasladan al universo Barbie central (y además son muñecas mucho más caras). Imágenes oficiales de Mattel de las muñecas Barbie de Wonder Woman (de la película Batman vs Superman) y Cuatro y Tris de la saga Divergente.

Y por mucho que Barbie sea todo lo dicho y se venda como una modelo, en la realidad lo que las niñas y niños ven es una representación humana con la que van a jugar a lo que se les ocurra... y a lo que puedan. Esto es lo que es ignorado por la industria, que quiere ofrecer "libertad" pero dentro de unos concretos parámetros, y de ahí la elaboración de estas rebuscadas campañas de publicidad.

Por otra parte, si se diseña a un muñeco como "modelo de algo" entonces se debe estudiar qué es modélico y diseñarlo todo con mucho cuidado. No es lo mismo presentar diferentes tipos de físicos, y ya está, que decir que todos los físicos son igual de bellos. Aquí entramos en una polémica interesante, porque se puede presentar una muñeca obesa como bonita, pero ¿podemos decir que es un canon estético saludable? El problema de Barbie es que quiere ser "una inspiración" y trata de difundir diversos mensajes positivos especialmente dirigidos a los padres, pero esta estrategia de marketing se puede volver en contra del producto si no se hacen bien las cosas. Ahora se discute mucho el tema de las modelos "curvy" (alguna ha declarado que no querían que adelgazase) y de los "fofisanos" ¿están sanos de verdad? porque en la realidad de lo que se trata es de estar sano. Pero si prima lo bonito por encima de lo saludable, ahí empiezan los problemas, sea por un extremo o por el otro. 

El problema que he criticado por tanto en este larguísimo post (lo siento, primero pensé en dividirlo en varias partes pero al final me pareció que en una entrada única se entendía todo mejor) es el cómo se venden las muñecas. Veo mal que Lammily dependa tanto de su comparación con Barbie, y sí, entiendo como dije la intención, y la idea de crear otro tipo de muñeca la considero buena... pero personalmente su ejecución no me parece correcta ni adecuada tal y como se ha planteado. Por otra parte me parece estupendo que haya nuevas Barbies de diversos tamaños, precisamente porque incrementan las posibilidades de juego y de representación (las Fashionistas casi me están empezando a reconciliar con Barbie, especialmente por sus rostros ¡porque al final en lo que me fijo es en las caras!) y sí que las considero un paso adelante, pero no que Mattel parezca haberlas lanzado por presión social (u oportunismo, o por la crisis que está viviendo) más que porque haya decidido innovar verdaderamente en el concepto de Barbie, y que cree discursos discutibles para venderlas. Sobre todo la obsesión por justificar sus decisiones con la belleza: ¿por qué no sacar también muñecas de rasgos "difíciles" o que se puedan considerar "feas" o "raras" (pero interesantes, bien hechas -que no sean feas porque tienen aspecto de muñeca barata-, y sin representar villanos) y tipos de cuerpos aún más variados, obviar los discursos modélicos y dejar que los niños hagan con ellas lo que quieran -algo de eso generó a las Monster High-? 

Para terminar, ya mucha gente se pregunta si Mattel va a hacer lo mismo con Ken, y si lanzará el Ken Petite, el Ken Curvy y el Ken Tall (con este en particular tengo mis dudas ¿un Ken aún más alto? Igual es mucho plástico qué gastar...). 

 

martes, 12 de abril de 2016

Princesas Disney de Hasbro: sí hay modelos articulados

Esta es una actualización del artículo anterior sobre las Princesas Disney de Hasbro. Comentaba que existía una versión más lujosa de Anna y Elsa, pues bien, cuando lo escribí no lo sabía, pero ambas muñecas son modelos articulados.

Como explicaba en el anterior post, las nuevas muñecas de las Princesas Disney de Hasbro son muñecas no articuladas en su mayoría (salvo el juego habitual en hombros, caderas y cabeza) por estar orientadas a un público muy joven. Pero dentro de la línea de Frozen, ya existen dos modelos articulados al estilo de las EAH o las Descendientes: se trata de los modelos Frozen Cambio de Moda (Frozen Coronation Change / Moda Real en otros países de habla hispana) de Elsa y Anna, que incluyen otro cambio de ropa con los trajes del día de la coronación de Elsa aparte de la ropa clásica (pero diferente a la de la muñeca básica, ya que el traje básico de Anna de este modelo incluye la capa y el traje de Elsa presenta un diseño distinto más recargado).

Elsa Cambio de Moda/ Coronation Change/Moda Real. Imagen tomada de la web oficial de Hasbro España.

Anna Cambio de Moda/Coronation Change/Moda Real. Imagen tomada de la web oficial de Hasbro España.

Cuando me documentaba para el artículo anterior no reparé en que ambas muñecas podían tener un cuerpo distinto a las demás. Había consultado la web oficial de Hasbro USA y no mencionaba el tema de las articulaciones. Pero ahora que por fin veo las muñecas en la web española, en esta sí han puesto que las muñecas cuentan "con once puntos de articulación". (Por cierto que el diseño de la web de Hasbro no me gusta demasiado (es igual para todos los idiomas), ya que hace muy complicado el saber cuántos productos hay de cada línea y no los relaciona entre sí. No me gusta nada su buscador, la verdad).

En reviews como esta (sobre Anna) y esta (sobre Elsa) del mismo usuario de Youtube, que me gustan porque son bastantes claras al respecto (de momento no he encontrado ninguna en español), podéis ver con imágenes cómo es el cuerpo de estas muñecas y que está completamente articulado: muñecas, codos, rodillas (los pies, de punta para llevar tacones, están sin articular al estilo de las MH y las EAH; las manos se sacan para facilitar el vestir a las muñecas). Los codos doblados parece que no llegan a formar un ángulo de noventa grados, pero en general parece que las articulaciones están bastante bien (para mí las muñecas con el mejor diseño de articulaciones son las MH).

Me ha parecido importante hacer esta aclaración porque muchos coleccionistas se quejan de estas muñecas por no estar articuladas. Pues bien, al menos hay una Elsa y una Anna con cuerpo articulado. Si van a hacer lo mismo con el resto de Princesas dependerá ya del éxito de estas y de la demanda, supongo, pero espero que lancen versiones similares de Rapunzel, Mérida, Tiana, Bella, Blancanieves y todas las demás. Esto ya es un comienzo.

lunes, 4 de abril de 2016

Princesas Disney: Hasbro vs Mattel

Como sabemos, Disney decidió conceder la licencia de las Princesas Disney a Hasbro y quitársela a Mattel por los motivos ya expuestos en el anterior post. Y quería dedicar esta entrada a comparar las últimas Princesas Disney de Mattel con las nuevas de Hasbro.

Tengo que decir (ya lo advierto por adelantado) que soy defensora de la versión de las Princesas que ha hecho Hasbro, sobre todo en lo referente a las muñecas de Frozen. Lo que pasa con las muñecas de Hasbro es que ganan "en persona", y las fotos y vídeos que hay de ellas no suelen hacerles justicia, sobre todo las primeras fotos oficiales. Si tenéis la oportunidad de echarle un vistazo a las muñecas en tienda hacedlo, y dadles una oportunidad (después de todo son las Princesas Disney que va a haber a partir de ahora) pues sé que a mucha gente el primer vistazo a estas muñecas les causó rechazo. No obstante creo que podemos distinguir entre las muñecas de la película Frozen y todas las demás.

Sobre las muñecas Frozen, en mi opinión Mattel lo estaba haciendo rematadamente mal. La mayoría de los rostros no se parecían (el resultado era de un caricaturesco raro más bien creepy) e incluso en una edición de lujo Elsa estaba bizca. Tal cual: ambas hermanas dejaban mucho que desear, al menos para mí, en su versión Disney Signature Doll Collection, con rostros que no acababan de parecerse a los de los personajes del film de animación (¿y dónde está el flequillo de Anna?) y ese tono perlado característico de esta línea (que a mí personalmente no me gusta, pero es lo de menos porque es una decisión estética que a otros sí les puede atraer). El problema básico eran los ojos, que miraban de reojo o eso se suponía. Pero lo que hicieron con los de Elsa no fue de recibo. Sólo podía posar de lado, y así es como en las imágenes promocionales presentaban a la muñeca, toda espectacular, evitando una vista frontal de la misma. Pero luego llegabas a la tienda y... 

Expectativas:


Realidad:


Imágenes tomadas de la web del Toys "R" Us (imagen oficial) y de esta review de Youtube. 

Y estas eran las muñecas de Mattel que más se parecían a los personajes animados, al menos en cuanto a los trajes.

Después de las primeras Elsas básicas que lanzaron al mercado, se volvió una misión imposible demasiado pronto el encontrar una Elsa que trajera el vestido completo en tela. Estas Navidades, si querías una Elsa, llevaba como mínimo el torso y las mangas pintadas. Sí, había Elsas que cantaban cuando les apretabas un botón del pecho y Elsas con un aspecto modificado para que lanzasen copos de nieve (o algo así) pero si querías una Elsa normal y corriente (y no de una edición de lujo que encima venía bizca) y con su traje azul completo, y no una simple falda, era misión imposible. Ya lo digo, una primera edición hace ¡tres años! y después desapareció. Luego sacaron la Elsa Frozen Fever, y el vestido verde sí se podía conseguir, pero eso fue todo, su equivalente en azul fue un visto y no visto, y nunca más (y luego lanzaron la versión cantarina de torso pintado de ambas Elsas). En cuanto a Anna, tres cuartos de lo mismo. Además de crearles a ambas vestuarios inexistentes en las películas o ponerles coronas a las dos (rosa para Anna y azul para Elsa). En otro artículo quiero hablar de por qué creo que las partes pintadas en las muñecas son una traición al espíritu muñequil, entre otras cosas, y precisamente por eso las Elsas y Annas con corpiños pintados me parecen un horror. De hecho el Kristoff de Mattel (creo que hubo al menos dos versiones) no dejó de ser una figura de acción con pelo de plástico y cuerpo pintado que sólo llevaba un jubón de tela. (Que yo sepa de Hans sólo existe el muñeco exclusivo del Disney Store). El caso es que había Annas y Elsas patinadoras y cuyos cuerpos cambian de color (y como digo apenas traen una falda de tela) y toda clase de extravagancias, pero una muñeca básica de la película... no la había de ninguna de las dos. Se esfumaban del mercado demasiado rápido. Y pienso que esto era un grave problema. Aparte de eso, los accesorios y decorados para las muñecas eran más bien escasos y poco originales: por ejemplo, lo último fueron una especie de cuartos para Anna y Elsa en rosa y azul, (todo inventado y muy al estilo Barbie; una cosa es tomarse licencias y otra que no recuerde apenas a la película) y uno de los pocos sets que se salvaban era el castillo de Elsa, el Ice Magic Castle, que sí es bastante fiel a lo visto en la película con muchos detalles tomados de esta y posibilidades de juego, teniendo en cuenta el tamaño de las muñecas, y al menos parece un castillo de hielo y no una casa de muñecas azul. Los podéis ver en la imagen de abajo (por cierto, en estos días estas imágenes ya no se pueden encontrar, Mattel ya las ha retirado de su web oficial). 


Imagen tomada de la web oficial de Mattel (USA) -estuvieron liquidando estas muñecas y ahora ya no se encuentran-. Se puede apreciar que las últimas muñecas de Frozen lucían todas torsos pintados y disparidad de rostros, que contrastaban con los de otras muñecas de Princesas Disney (en la imagen se puede ver a Cenicienta y Rapunzel).

Al final sacaron a Elsa y Anna con sus trajes completos del día de la coronación y sus respectivos camisones, y unos rostros más agradables, pero ya era tarde (si no me equivoco las lanzaron para estas Navidades o en todo caso para este año, y Frozen ya se estrenó hace tres años).


Anna con el traje del día de la coronación. Las muñecas "básicas" de Frozen solían ser las que poseían rostros más fidedignos o mejor hechos, al igual que sus ropas, aunque el resultado oscilaba (por ejemplo la Elsa Frozen Fever básica es muy bonita, pero el rostro de Anna Frozen Fever es un poco "raro" pese a ser de la misma colección). En cuanto al resto de Annas y Elsas arriba se puede apreciar una heterogeneidad facial demasiado grande, no siguiendo el mismo estilo para cada hermana ni siquiera en las mismas colecciones.
 Imagen tomada de la web oficial de Mattel USA.

Las únicas muñecas de Frozen decentes que hasta ahora ha habido fueron las del Disney Store, que están articuladas y todas, incluidos los chicos, lucen trajes completos de tela, pero no eran precisamente de lo más accesible (son exclusivas de estas tiendas) ni asequibles en el caso de las ediciones de lujo. De todas formas quedan fuera de esta discusión porque no sé quién las fabrica pero que yo sepa no son de Mattel. A mi ver, los rostros de las muñecas de Hasbro se parecen mucho más a los de estas muñecas exclusivas del Disney Store, que son las que más se aproximan a los rostros animados.

La cuestión era que Mattel no había sacado al mercado común una versión decente de las dos protagonistas de Frozen (¡sacrilegio!) y por eso cuando apareció la versión Hasbro de las muñecas de Frozen... lo primero que hice fue comprarme a Elsa, y no me arrepiento en absoluto (¡por fin tengo una Elsa!). Parece que ha salido de la película y se ha hecho muñeca, tal cual, por lo menos para mí. El rostro está muy logrado y es bastante fiel al de animación, el precio es muy competitivo, el traje es todo de tela, brillante y bonito, y los zapatos son preciosos. Cumple con lo que promete, sencillita pero resultona. Muy resultona.

Elsa de Hasbro. Insisto, en "persona" es aún más bonita (yo no me canso de admirar la mía), en foto pierde. 

Los zapatos me encantan. Imágenes tomadas de la web oficial de Hasbro (USA).

Y creo que lo más destacable del concepto Hasbro es cómo hacen los vestidos. Acuden a un método que abarata el coste pero es eficaz y resultón: en el caso del traje de Elsa, consta de dos partes cosidas, por un lado las mangas de tul y por otra el resto del vestido (ah, sí, y la capa de tul con los copos dibujados). El corpiño está pintado en la tela, y esta es la clave: en los trajes de Hasbro las diferentes partes de los vestidos están pintadas, no recreadas con tela. Y el resultado es bueno, fiel a la animación y sin complicaciones (es cierto que el vestido de Elsa carece del corte lateral pero tampoco se echa de menos). Puede apreciarse aún mejor en el caso del traje de Anna, por llevar más detalles en diferentes colores. Va impreso y queda muy fiel, incluyendo la falda abullonada. Puede parecer una solución demasiado "barata", pero funciona y lo más importante: se ve reflejado en el precio de la muñeca. Y por lo menos tenemos trajes de tela completos, incluyendo el del Kristoff que, para variar (de esto no nos libramos con ninguna compañía -en su web la propia Hasbro declara que son "Toys for girls"-), y siendo el único muñeco masculino que ha salido, se vende junto con Anna, con la ropa del final de la película, pero al menos lleva ropa, aunque el pelo es de plástico (en fin). Quizá sea el muñeco más criticable, pues debería ser más grande en relación con Anna y sin embargo tiene proporciones más aniñadas (vamos, que es "cabezón")... ojalá lo mejoren. Con todo su cara engaña: en serio, se parece al personaje de la película más de lo que parece. Y como digo, al menos lleva ropa completa y tan cuidada como la de Anna, y este sí es una muñeca (un muñeco en este caso) y no una figura de acción.

Otro cambio respecto al concepto de Mattel son las proporciones de las muñecas: cabezas más grandes, pecho más pequeño, más caderas... sus cuerpos son más del tipo de los de las EAH (y estas muñecas quedan bien colocadas junto a las de Monster High y Ever After High (de Mattel), curiosamente son más compatibles que las propias Princesas de Mattel) sólo que no están articulados. También tienen pies más grandes, frente a los cuerpos tipo Barbie de las versiones de Mattel, con pies chiquitajos. 

En cuanto a Frozen, por lo demás, han sacado de golpe a Anna y Elsa de Frozen, a ambas con la ropa de Frozen Fever (lo único criticable son las piernas pintadas de Anna, pero al menos pueden conseguirse diferentes versiones compatibles entre sí, con la misma cara, del mismo personaje, así que se compensa), a Anna y Kristoff con la ropa del final, como ya comenté, (con el pequeño fallo de que Anna aún lleve el mechón blanco pero igual no quieren hacer spoiler) y una versión más lujosa de ambas que incluye la capa del traje básico de Anna y el vestido del día de la coronación (Anna lleva las dos trenzas y no un moño pero al menos se puede conseguir todo por el mismo precio), y un traje más recargado para Elsa (prefiero el básico porque es más fiel al diseño animado; lo bueno es que se puede elegir qué Elsa comprar) y el de reina, aparte de la corona. Y todo esto lanzado a la vez, sin esperar un año por el medio (a ver, otra cosa es lo que tarde en llegar todo a España pero por lo menos ya existe y es de esperar que llegue todo). 

La otra clave de las muñecas de Hasbro es que hay una unidad de estilo entre todas las muñecas. Porque si pasamos a analizar al resto de Princesas, en Mattel había de todo, y sobre todo un estilo de cara distinto, que se notaba en particular con las últimas princesas creadas por ordenador. Los resultados para Rapunzel y Mérida eran de lo más chocante y dispar, según el modelo. Rapunzeles que eran más bien un rostro modificado de Barbie, y Méridas de cara de pan que combinaban mal con el resto de princesas (lo que les pasa por su diseño facial a Elsa y Anna también). Porque por una parte estaban las princesas, como Cenicienta, que simplemente eran Barbies vestidas de Princesa Disney, y luego amagos de imitar los rostros animados en muñecas con cuerpo de Barbie como ya comenté... Y últimamente la mayoría traían los torsos pintados, y trajes de fantasía que se distanciaban de los de las películas, aunque en un esfuerzo conjunto de merchandising las versiones más recargadas y con purpurina de los trajes se recogían en las versiones promocionales de las princesas (y en libros, libros de pegatinas, productos derivados como mochilas, ropa, etc.). Pero también había otros tipos de trajes (cortos) inventados para la ocasión. Creo que la única adaptación de Mattel de una princesa Disney que le quedó realmente bien y fiel fue la de la Princesa Sofía. No sé si Hasbro también ha pasado a ocuparse de ella, a ver qué hace. Pero de las princesas clásicas... no se puede decir que Mattel dejara el listón muy alto con ellas.

Aquí Barbie vestida de Cenicienta, digo, Cenicienta de Disney. 
La Bella Durmiente (Aurora) con uno de los atuendos con purpurina y estampados del "nuevo look" para merchandise de las Princesas Disney.


Y finalmente Bella con un traje de fantasía, bolso y corona (al menos sin el torso pintado).
Imágenes tomadas de la web oficial de Mattel USA.

Dejando a un lado a las Princesas Frozen (que de hecho conforman su propia línea), las demás Princesas de Hasbro logran un resultado más dispar en cuanto a... belleza (que nos gusten sus caras más o menos, porque para mí Anna, y sobre todo Elsa, son perfectas; de las demás Princesas las hay que me encantan y otras que son mejorables, aunque todas son bonitas). Pero un punto a favor es, como digo, que ya se las ve como pertenecientes a una misma colección y todas bien compatibles entre sí. En lugar de hacerlas más parecidas entre ellas (como hacía Mattel, volviéndolas más Barbies), Hasbro respeta sus diferentes facciones y trata de emular al diseño animado (pero sin que parezcan de diferentes planetas). En unos casos lo logra, en otros la muñeca puede convencernos menos (yo creo que con Rapunzel no acaban de acertar, aunque la muñeca al menos sea mona). Por lo menos los peinados son bastante fidedignos. En cuanto a los trajes, se basan en los clásicos (son perfectamente reconocibles) con estampados, de manera similar a los diseños con purpurina precedentes (de hecho las faldas de todas las muñecas llevan purpurina, también Anna y Elsa) y con motivos que evocan el tema de cada película. Quizá para dar un aspecto renovado y más atrayente para el público infantil, más llamativo que el color plano de los trajes animados. En el caso de Mérida esto quizá pueda lamentarse un poco al no disponer de un ropaje fiel al de la película, pues se lo han inventado, pero sí que no podrán acusar a Hasbro de hacerla "más sexy" y romper con el espíritu del personaje (aunque sí que tienden a "princesificarla" igualmente con vestidos más cucos, no sé de quién es la culpa). Creo que Hasbro ha aniñado y dulcificado más a las muñecas, pero justamente por eso creo que son más adecuadas para el público infantil al que van dirigidas. Ha optado por un estilo más caricaturesco y cabezón, que, como ya mencioné, curiosamente es mucho más compatible con las últimas muñecas lanzadas por Mattel que las muñecas "a la Barbie" de la misma compañía. Esto les da a las Princesas un aspecto más moderno y guay. Aunque otro aspecto criticable, al menos para mí, son los guantes pintados de Bella, Cenicienta y Tiana, (como las medias de una de las Annas) pero al menos no está media muñeca pintada. Lo ideal es que saquen más versiones de estas muñecas (cosa que ya están haciendo), con otros trajes aparecidos en sus películas, o más fieles, para el caso de Mérida, e incluyendo algún accesorio más, en líneas quizá más de "coleccionista"(aunque también te pueden decir que para eso está el Disney Store...). Esto es algo que ya va a ir en función del éxito de cada princesa, de ahí la fidelidad para el caso de Frozen y las libertades creativas tomadas con el resto de princesas. Aún así, y teniendo en cuenta las versiones Barbiescas y las interpretaciones medio libres de Mattel, no está mal lo que ha hecho Hasbro. De golpe puedes conseguir a todas las Princesas Disney, con trajes de tela que en su mayoría recuerdan a los de las películas. Pero sí, quizá el resultado sea un poco inferior al logrado con la línea Frozen. Pero para que jueguen con ellas los niños están muy bien y cumplen con su objetivo sin pervertir al personaje. Son pues, muñecas claramente infantiles, para niños pequeños

En cuanto a la falta de articulaciones, que es quizá lo que más ha echado para atrás a los coleccionistas, insisto en que toda la línea está muy orientada a niños pequeños o muy pequeños, a diferencia de las MH o EAH, por ejemplo, o las propias Descendientes, también de Hasbro, que se nota que están dirigidas a un público mayor o que al menos lo tienen en cuenta. Es más, mientras que las Princesas Disney son muñecas para mayores de 3 años, todas las mencionadas son para mayores de 6 años y pueden atraer a una niña/niño mucho mayor tanto por su diseño como por los productos derivados (tramas de instituto adolescentes en las series y películas, y libros recomendados para preadolescentes) aparte de al coleccionista adulto, mientras que las Princesas Disney tienen un importante público objetivo en los más chiquitines de la casa que no van a tratar a la muñeca con mucha delicadeza precisamente (y de ahí los intentos de recuperar ese mercado por parte de Mattel a costa de las MH -quitándoles articulaciones en ciertas líneas, infantilizando el producto...-) y al que los padres no querrán comprarle una muñeca demasiado cara y delicada para que acabe despelurciada y desastrada por la normal acción del juego. Se puede discutir la decisión de no ponerles articulaciones pero después de décadas de muñecas no articuladas es gracioso que ahora unas que no lo están nos parezcan intolerables XD (y además las precedentes tampoco solían estar articuladas). Tal vez estoy obnubilada con mi Elsa y no soy muy objetiva, pero en este caso no me molesta, porque el público al que se dirigen es diferente y está bastante claro, y no supone pervertir ningún concepto previo de muñeca como sí pasa con MH. Aún así soy pro articulaciones, naturalmente, y tal vez Hasbro se percate del potencial del mercado coleccionista de más edad. 

Por lo demás, Hasbro también ha adoptado el concepto previo de sacar versiones más fantasiosas que incluyan alguna actividad para los niños, aunque creo que el resultado es mejor que antes porque respeta más el espíritu Disney. Por ejemplo Rapunzel ya tiene una versión con el pelo más largo... para peinarla, algo que en su caso sí que está muy justificado, con mechas y prendedores. Todo muy sencillito, pero como digo esto se ve reflejado en el precio, y de ahí esas cajas tan sencillas (otra cosa por lo que se las criticó pese a que las de Mattel también lo eran) y este aspecto tan normalito pero que no engaña a nadie que tienen todas estas muñecas. También tenemos una Ariel con cola de sirena para jugar en la bañera... en suma, en función de la muñeca sacan una cosa u otra, no las hacen a todas sirenas o todas "corta y peina" porque sí. Por otra parte hay una línea con vestidos que con agua, revelan un dibujo que cuenta la historia de las princesas, con motivos que sí se basan claramente en las películas, algo que Mattel había descuidado y me parece un detalle importante. 

Pero sobre todo están empezando a sacar sets muy interesantes que permitan más posibilidades de juego: la colección de "escenarios", con muebles, como el escenario de Cenicienta con tocador, silla, y el vestido rosa que se hace Cenicienta en la película, o el escenario de Elsa igualmente con tocador "de hielo" y silla-trono, o la cama de Elsa, (no sé si ha llegado aquí) así como la Cenicienta Vestidos de Princesa o Rapunzel idem, que incluye muñeca, un vestido, faldas, bolso, zapatos... Los bolsos imitan respectivamente la carroza de Cenicienta o la paleta de pintor de Rapunzel. Es a lo que voy, que todo lo mencionado busca captar el espíritu de los filmes y se inspira en sus diseños mejor que lo que hacía Mattel, es más detallista y aunque inventen cosas se basan en lo creado por Disney. Y sobre todo parecen querer fomentar que las muñecas de las Princesas se puedan jugar como las EAH o las MH y tengan sus muebles e incluso sets con vestidos y accesorios (punto a favor), y sean compatibles con juegos del tipo "las Princesas van al colegio" o "llevan vidas actuales" pero sin pasarse. Esto era algo que Mattel trataba de conseguir, como se ve en la imagen de Bella de más arriba, pero al convertir a las Princesas en versiones raras de Barbie no acertó.


La atención al detalle y el uso de motivos sacados de las películas es lo que más diferencia los muebles y complementos de Hasbro de los de Mattel, que era fácil percibirlos como "reciclados" de los de Barbie. En la imagen, el tocador de Elsa.

Los muebles de Elsa, aunque inventados, respetan el espíritu del personaje. Imágenes tomadas de la web oficial de Hasbro USA.

Para ser justa, decir sobre Mattel que las muñecas basadas en películas de imagen real sí le quedaban bien, como las que hizo para Cenicienta, la película de 2015, aunque ya se trata de muñecas de colección (y caras), pero eran espectaculares. El problema es que la muñeca "tipo Barbie" funciona con diseños más realistas, pero estaba fallando al adaptar personajes de animación. La clave final de Hasbro es que ha conseguido dotar de su propia identidad a las Princesas Disney como colección, y modernizarla para que siga la estela de las nuevas muñecas (antes sólo eran compatibles con Barbie y ni eso cuando sus rostros trataban de adaptar los originales con ojos gigantes). También parecen más sistemáticos en cuanto al resto de líneas, como los playsets, mientras que Mattel era como más errática y aunque Hasbro se inspira en lo hecho por ellos lo ha lanzado todo de golpe y parece estar más disponible en el mercado. Además Hasbro es consciente de que la gente estaba acostumbrada a las anteriores princesas, de ahí que las cajas luzcan una pegatina circular que las anuncia como "Nueva Colección" (también se especifica que con la compra de estas muñecas se colabora con Save the Children). 

Existen en Youtube comparativas de estas muñecas con las versiones de Mattel, para apreciar todas estas diferencias ya comentadas, y creo que la relación calidad-precio de Hasbro es buena. Por eso pienso que el cambio ha sido beneficioso. Son muñecas para jugar, infantiles pero sin tomarles el pelo a los niños. Luego tienen sus cosas criticables (sexismo everywhere!; es tan obvio que para qué comentarlo de nuevo), que no sé si achacar a Hasbro o a la propia Disney (por ejemplo ¿sacarán a los Príncipes Disney? ¿serán más originales en sus propuestas?). Hasbro también ha lanzado minimuñecas (figuras) con muchos más accesorios y escenarios (reinterpretando bastante los diseños originales, eso sí), así que se está tomando en serio su nueva licencia.

En conclusión: sólo porque por fin tengo una Elsa ¡con un traje entero de tela con una capa etérea y ligera! que no da miedo ni parece un alien y a la que no me canso de admirar, y que además no me ha salido por un ojo de la cara, le tengo que dar las gracias a Hasbro (y encima queda bien al lado de las MH y EAH que tengo). A ver qué tal evoluciona todo; ya he visto una Blancanieves y una Ariel de torso pintado -cómo los odiorgh... de niña estas cosas me resultaban frustrantes- que me han dado miedito, y que también traen los zapatos pintados, y lo que he pensado es que están destinadas a niños y niñas muy pequeños, casi bebés... que van a lanzar a la muñeca por ahí, pero al menos, no son las únicas opciones disponibles como pasaba antes, y esto es lo bueno, lo que importa.